Llámanos al 910 14 13 76 / 647 935 514

trastorno de personalidad por evitación

Trastorno de personalidad por evitación

Como sugiere el nombre, las personas con trastorno de personalidad por evitación son sumamente sensibles a las opiniones de los demás. Es por esto que evitan la mayor parte de la relaciones. Su autoestima baja en extremo, unida al temor al rechazo, hacen que limite sus amistades y sea muy dependiente de aquellos con los que se siente a gusto.

Este trastorno caracteriza a aquellas personas que evitan de un modo activo involucrarse en relaciones sociales. El comportamiento activamente evitador ha sido descrito en otras patologías como la esquizofrenia, la fobia o la personalidad asténica.

Es importante diferenciar muy bien el trastorno de personalidad por evitación de la fobia social generalizada; un problema que se codifica dentro de los trastornos de ansiedad.

Leer más

La agorafobia

¿Te genera mucho malestar montar en transporte público o ir a un centro comercial solo? ¿Crees que puede pasarte algo terrible y perder el control? ¿Te sientes mejor si vas acompañado o si llevas un objeto que te dé seguridad? Si respondes afirmativamente a estas preguntas, es posible que estés conviviendo con uno de los trastornos de ansiedad menos conocidos y más comunes: la agorafobia.

¿Qué es la agorafobia?

La palabra agorafobia está formada por la palabra griega ágora (plaza pública) y phobos (miedo), por lo que es normal pensar que la agorafobia es el miedo a los espacios abiertos. Sin embargo, su significado va más allá y abarca también situaciones en espacios cerrados.

La agorafobia se encuadra dentro de los trastornos de ansiedad. Se trata de un miedo desproporcionado a las sensaciones físicas y más desagradables de la ansiedad (mareo, opresión en el pecho, dificultades al respirar, náuseas…) y/o a sus posibles consecuencias. Es decir, la persona no teme en sí mismo a la situación donde se encuentra, teme las sensaciones que siente su cuerpo ante esa situación. Por ejemplo, no se teme al autobús como tal, se teme al dolor en el estómago, las náuseas y la sensación de mareo que se experimentan. En otras palabras, el autobús es el contexto donde se vive el miedo a las reacciones somáticas de la ansiedad.

Leer más

Estrés en Navidad

El estrés en Navidad: sus causas y cómo manejarlo

Llega la Navidad, esa época mágica del año dónde lo malo se convierte en bueno, en la que hay que estar más felices que nunca y donde nos reunimos con la familia para reír y disfrutar… pero ¿es realmente la Navidad una época llena de felicidad? ¿Las personas esperan la Navidad con entusiasmo? ¿Existe el estrés en Navidad?

Cuando llega la Navidad en las calles se respira un ambiente de felicidad. Para muchas personas, esta es una época de alegría y descanso. Sin embargo, cada vez son más las personas que no se identifican con estas fiestas y que, en vez de contagiarse del “espíritu navideño”, experimentan síntomas de ansiedad o síntomas de depresión.

La Navidad y su relación con el estrés

El ser humano es un animal de costumbres. Por lo general, nos encontramos cómodos cuando seguimos una rutina y, el tener una serie de hábitos nos ayuda a mantener la estabilidad emocional. Por este motivo, cuando llega una época donde la rutina se altera solemos “desestabilizarnos” y ser más propensos a experimentar síntomas de ansiedad o depresión. La Navidad es una de esas épocas que descoloca nuestro día a día.

A continuación, os mencionamos algunas situaciones que ponen patas arriba nuestra rutina y hacen de la Navidad una fuente de estrés:

Leer más

intestino irritable

¿Conoces el Síndrome del Intestino Irritable?

El síndrome de intestino irritable, se caracteriza por manifestaciones crónicas o recurrentes de dolor o malestar abdominal, asociado a alteraciones en el hábito de eliminación, ya sea diarrea, estreñimiento o alternancia de ambos, con cambio en la consistencia de las heces y sin evidencias de daño orgánico identificable; por esto el colon irritable es considerado un trastorno funcional.

intestino irritable

Intestino irritable

¿Existe conexión entre intestino y cerebro?

El intestino y el cerebro se desarrollan en la misma zona del embrión humano. Por lo tanto, el tracto gastrointestinal cuenta con un suministro muy rico de terminaciones nerviosas. Gracias a estas, en ocasiones le hacen denominarse como “el pequeño cerebro”. El intestino tiene algunas de las mismas terminaciones nerviosas y neurotransmisores que el cerebro. De esta forma, se mantiene ligado a través del núcleo grande (el locus ceruleus). Esta colección de células nerviosas es en parte responsable de controlar la ansiedad y el miedo, que podría explicar el porqué estas emociones se asocian con el funcionamiento del colon.

La conexión entre el cerebro y el cuerpo presenta una sencilla demostración. Cuando pedimos a las personas que imaginen alguna situación que ocasione síntomas de ansiedad (como desarrollar un examen, hablar en público, o tener un desacuerdo con el jefe), en gran parte tienen una respuesta tanto emocional como física. Esta es la manera en que el sistema nervioso central se prepara para el reto u objetivo. Los sentimientos emocionales pueden incluir miedo, ansiedad, estrés, aprehensión o duda. Las sensaciones físicas pueden englobar tensión muscular, sudoración, palpitaciones, falta de aire, dolores abdominales. Cada persona difiere en sus emociones o sensaciones y también en darse cuenta de lo que está pasando en su mente o su cuerpo.

Leer más

dolor cronico

Aspectos psicológicos del dolor crónico

¿Has oído hablar del dolor crónico? ¿Conoces a alguien que lo sufra?

El dolor crónico sigue siendo uno de los motivos más frecuentes por los que acudimos al médico. El dolor es una señal que nos avisa de un problema o lesión en nuestro cuerpo. Sin embargo, no se limita exclusivamente a una cuestión orgánica, sino que tiene un importante componente cognitivo. Tanto es así, que investigaciones han llegado a indicar que la intensidad del sufrimiento está determinada, en gran medida, por lo que el dolor significa para el paciente. Asimismo, la ansiedad, la depresión, el aprendizaje cultural o la atención, entre otras variables, contribuyen a la experiencia de dolor de la persona.

¿Qué es el dolor crónico?

En general, se entiende por dolor crónico, aquel dolor que persiste durante seis meses o más y que se muestra resistente al tratamiento médico habitual.

dolor cronico

El dolor no es una entidad unitaria. Se pueden distinguir diferentes tipos o fases de dolor:

  • Dolor agudo. Normalmente es adaptativo y avisa a la persona para que evite un daño mayor.
  • Dolor crónico. Dura más tiempo del habitual; es más o menos continuo y, a menudo, conduce a un comportamiento que provoca refuerzo. Este refuerzo, a su vez, produce más conducta de dolor.

Una de las diferencias fundamentales entre ambos tipos de dolor, es que en el primero, el paciente experimenta una serie de síntomas físicos agudos, sin componentes emocionales importantes, que se reducen con un tratamiento médico convencional. Del mismo modo, el dolor agudo es limitado en el tiempo. Es decir tiene un comienzo determinado y un término concreto. Sin embargo, el dolor crónico es una experiencia de sufrimiento que afecta a la vida emocional, cognitiva y social de la persona. Se ha convertido en algo esencial de su identidad es lo que le representa, lo que además provoca que aparezcan síntomas de depresión, ansiedad y malestar afectivo.

Leer más

hipertensión arterial

Hipertensión arterial e inestabilidad emocional

¿La inestabilidad emocional afecta a la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial (HTA) afecta aproximadamente a un billón de personas en todo el mundo. Es más, en la actualidad es un problema de salud pública de primer orden. Esto es debido a su alta tasa de incidencia; sus costes económicos; y por su relación con la morbilidad y mortalidad cardiovascular.

Hipertensión Arterial

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica caracterizada por un incremento continuo de las cifras de presión sanguínea. Aunque no hay un umbral estricto que permita definir el límite entre el riesgo y la seguridad, de acuerdo con consensos internacionales, la HTA se define por la presencia mantenida de cifras de presión arterial sistólica iguales o superiores a 140 mmHg y/o presión arterial diastólica de 90 mmHg o superior.

hipertensión arterial

La hipertensión arterial puede clasificarse en dos subtipos de patologías: hipertensión primaria o esencial e hipertensión secundaria. La primera hace referencia a una elevada presión sanguínea sin causa definida; su origen no puede ser determinado orgánicamente y constituye, por lo tanto, un trastorno de carácter funcional. Dicha hipertensión, está positivamente relacionada con factores tales como la edad; el peso corporal; la ingestión de sodio; el consumo de tabaco; o la falta de ejercicio. Por otro lado, la hipertensión secundaria se debe como consecuencia de un fallo o daño orgánico. Por tanto, estaría originada por otras enfermedades como la arteriosclerosis; ciertos trastornos renales; y algunos problemas del sistema endocrino. Muchas veces, la hipertensión secundaria es consecuencia de los propios daños generados por una hipertensión esencial no tratada.

La HTA es muy frecuente. En concreto, en España, es uno de los problemas de salud más comunes y su presencia en adultos, es de aproximadamente un 35%, alcanzando el 40% en edades medias y el 68% en personas mayores de 60 años. De manera que se puede estimar que la hipertensión arterial afecta, aproximadamente, a unos diez millones de adultos españoles.

Leer más

ansiedad y cáncer

Aspectos psicológicos en oncología: ansiedad y cáncer

 ¿Existe asociación entre ansiedad y cáncer?¿Sabes cuál es la intervención psicológica en pacientes oncologicos?

En la actualidad son muchas las personas que reciben y conviven con un diagnóstico oncológico. Cuando hablamos de cáncer, de inmediato, se asocia el diagnóstico a cirugías, quimioterapia o radioterapia. Sin embargo, a pesar de las consecuencias físicas que presenta, son muchos los problemas psicológicos que se aparecen durante el tratamiento y una vez que se ha recibido el alta. De entre todos los problemas psicológicos asociados, la asociación entre ansiedad y cáncer es la más frecuente.

Aproximadamente, entre el 15-19% de la población española sufre un episodio de ansiedad cada año; y entre el 25-31% lo padece al menos una vez a lo largo de su vida.

La prevalencia de la ansiedad en los enfermos oncológicos es diferente. Aunque algunos estudios informan que la ansiedad aumenta conforme empeora la gravedad y el propósito del cáncer; en la clínica se observa que un estadio precoz de la enfermedad o incluso un pronóstico favorable pueden desencadenar una intensa reacción de ansiedad y desadaptación en pacientes vulnerables con independencia del tipo de cáncer que padezcan.

ansiedad y cáncer

¿Cómo define la ansiedad un paciente oncológico?

La relación entre miedo, tristeza, ansiedad y cáncer es muy habitual Hoy por hoy, términos como angustia; miedo; estrés; inquietud; preocupación; desasosiego y confusión; persecución; acorralamiento u hostigamiento; temor; y, hasta desesperación, son empleados por los pacientes y sus familias para designar la ansiedad asociada al cáncer.

Leer más

ansiedad generalizada

Trastorno de ansiedad generalizada

¿Has oído hablar del trastorno de ansiedad generalizada? ¿Conoces a alguien que se preocupe de manera excesiva?

El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por la preocupación excesiva. Todo el mundo se preocupa por razones muy parecidas: salud, trabajo, finanzas, o la relación con los demás. En este trastorno de ansiedad éstas preocupaciones cotidianas, se desorbitan, se vuelven incontrolables.

Características del la ansiedad generalizada

Este problema tiene diferentes ingredientes: los pensamientos; la reacción física; y la reacción estratégica.

Pensamientos

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada describen su problema como que no pueden dejar de preocuparse; no pueden parar sus pensamientos sobre las cosas que puedan ir mal. Preocupaciones sobre la salud de los hijos; sobre su seguridad o la de personas queridas; acerca de el trabajo; sus finanzas; o sobre cualquier miedo que pueda resultar perturbador: relación con familiares o amigos; ejecución de tareas; o el rendimiento académico.

trastorno de ansiedad generalizada

Cada vez que aparece una preocupación, la persona busca mentalmente una solución. Pero la solución a su vez provoca una nueva preocupación que se intente neutralizar con otra solución. Y así se entra en una espiral de pensamientos y rumiaciones que parece no tener fin.

Leer más

Trastorno de estrés postraumático

Trastorno de estrés postraumático

¿Has oído hablar alguna vez del trastorno de estrés postraumático? ¿En qué consiste? ¿Quién puede llegar a desarrollarlo?

En los últimos años, hemos oído mucho de los trastornos emocionales graves y duraderos que pueden darse después de una variedad de sucesos traumáticos. Si bien tal vez el acontecimiento traumático más impresionante sea la guerra; también tienen lugar trastornos emocionales tras una agresión física; accidentes de tráfico; catástrofes naturales; o la muerte repentina de un ser querido. El trastorno emocional que sigue a un trauma se conoce como trastorno de estrés postraumático.

¿Qué es el trastorno de estrés postraumático?

El trastorno de estrés postraumático es un problema de ansiedad que se desarrolla como consecuencia a una experiencia traumática y persiste durante más de un mes.

estrés postraumático

Este problema surge como consecuencia a un suceso traumático, y se requiere una reacción emocional intensa al suceso. Posteriormente, las personas tienden a experimentar re-exposiciones continuas al suceso, del tipo de recuerdos intrusivos; sueños perturbadores; flashbacks; e incluso alucinaciones. En muchos casos, estos síntomas empeoran con el paso del tiempo. Debido a esta sintomatología, las personas evitan todo aquello que está relacionado con el trauma y muestran indicios de reactividad general embotada y de elevada activación autonómica (insomnio; hipervigilancia; sobresaltos; e irritabilidad).

Leer más

trastorno obsesivo compulsivo

Trastorno obsesivo compulsivo

¿Cuántas veces te han dicho que eres un maniático? ¿Te preocupas en exceso?

Las dudas, preocupaciones y creencias supersticiosas son comunes a todos en mayor o menor medida en nuestra vida diaria. Cuando se hacen excesivas e interfieren en el funcionamiento cotidiano produciendo un malestar significativo y dificultades en las áreas social, familiar y laboral, es cuando se realiza el diagnóstico de trastorno obsesivo compulsivo.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones; aunque en algunos casos pueden aparecer o bien sólo obsesiones, o bien sólo compulsiones.

Obsesiones y compulsiones

Las obsesiones se definen como ideas; pensamiento; impulsos o imágenes de carácter persistente que  se consideran intrusas o inapropiadas y que provocan una ansiedad o malestar significativos. Esta cualidad intrusa e inapropiada que caracteriza las obsesiones se caracteriza porque la persona tiene la sensación de que el contenido de la obsesiones es ajeno; fuera de su control; y no encaja en el tipo de pensamientos que él esperaría tener. Sin embargo, el individuo es capaz de reconocer que estas obsesiones son producto de su mente y no vienen impuestas desde fuera (DSM IV TR, 2002).

Se sabe además, que el contenido de las obsesiones se encuadra fundamentalmente en los temas de suciedad; contaminación; y contenidos agresivos, sexuales o blasfematorios. La persona que sufre este problema centra en un contenido u otro de acuerdo a la importancia que el tema tiene en su vida, es decir, a su escala de valores. La aparición de la obsesión se da en forma de pensamiento intrusivo. Y, junto a este, la persona presenta una serie de creencias a cerca de que dicho pensamiento sea peligroso y que debe ser controlado.

Por su parte, las compulsiones son comportamiento o actos mentales de carácter recurrente, cuyo propósito es prevenir o aliviar la ansiedad o el malestar, pero no proporcionar placer o gratificación. En la mayoría de los casos las personas se sienten impulsadas a realizar la compulsión para reducir el malestar que lleva consigo una obsesión determinada o bien para prevenir algún acontecimiento o situación negativos. (DSM IV TR, 2002).

Las conductas de neutralización y control más usuales son: conductas de seguridad; rituales compulsivos; evitación y respuestas de supresión. Las tres primeras suelen tranquilizar a la persona durante un cierto periodo de tiempo. La última, en cambio, produce un efecto paradójico de aumento de la obsesión.

Leer más

Somos especialistas en:
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Ataques de ansiedad
  • Agorafobia
  • Terapia de pareja
  • Terapia sexual
  • Intervención en adolescentes
  • Trastornos adaptativos
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Fobia social
Contacta con nosotros:
910 14 13 76 / 647 935 514
  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid

comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

ACM psicólogos

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 910 14 13 76
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad

ACM psicólogos
Contacta con nosotros:
910 14 13 76 / 647 935 514

  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid
comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 91 250 36 92
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad