Llámanos al 910 14 13 76 / 647 935 514

intestino irritable

¿Conoces el Síndrome del Intestino Irritable?

El síndrome de intestino irritable, se caracteriza por manifestaciones crónicas o recurrentes de dolor o malestar abdominal, asociado a alteraciones en el hábito de eliminación, ya sea diarrea, estreñimiento o alternancia de ambos, con cambio en la consistencia de las heces y sin evidencias de daño orgánico identificable; por esto el colon irritable es considerado un trastorno funcional.

intestino irritable

Intestino irritable

¿Existe conexión entre intestino y cerebro?

El intestino y el cerebro se desarrollan en la misma zona del embrión humano. Por lo tanto, el tracto gastrointestinal cuenta con un suministro muy rico de terminaciones nerviosas. Gracias a estas, en ocasiones le hacen denominarse como «el pequeño cerebro». El intestino tiene algunas de las mismas terminaciones nerviosas y neurotransmisores que el cerebro. De esta forma, se mantiene ligado a través del núcleo grande (el locus ceruleus). Esta colección de células nerviosas es en parte responsable de controlar la ansiedad y el miedo, que podría explicar el porqué estas emociones se asocian con el funcionamiento del colon.

La conexión entre el cerebro y el cuerpo presenta una sencilla demostración. Cuando pedimos a las personas que imaginen alguna situación que ocasione síntomas de ansiedad (como desarrollar un examen, hablar en público, o tener un desacuerdo con el jefe), en gran parte tienen una respuesta tanto emocional como física. Esta es la manera en que el sistema nervioso central se prepara para el reto u objetivo. Los sentimientos emocionales pueden incluir miedo, ansiedad, estrés, aprehensión o duda. Las sensaciones físicas pueden englobar tensión muscular, sudoración, palpitaciones, falta de aire, dolores abdominales. Cada persona difiere en sus emociones o sensaciones y también en darse cuenta de lo que está pasando en su mente o su cuerpo.

Leer más

dolor cronico

Aspectos psicológicos del dolor crónico

¿Has oído hablar del dolor crónico? ¿Conoces a alguien que lo sufra?

El dolor crónico sigue siendo uno de los motivos más frecuentes por los que acudimos al médico. El dolor es una señal que nos avisa de un problema o lesión en nuestro cuerpo. Sin embargo, no se limita exclusivamente a una cuestión orgánica, sino que tiene un importante componente cognitivo. Tanto es así, que investigaciones han llegado a indicar que la intensidad del sufrimiento está determinada, en gran medida, por lo que el dolor significa para el paciente. Asimismo, la ansiedad, la depresión, el aprendizaje cultural o la atención, entre otras variables, contribuyen a la experiencia de dolor de la persona.

¿Qué es el dolor crónico?

En general, se entiende por dolor crónico, aquel dolor que persiste durante seis meses o más y que se muestra resistente al tratamiento médico habitual.

dolor cronico

El dolor no es una entidad unitaria. Se pueden distinguir diferentes tipos o fases de dolor:

  • Dolor agudo. Normalmente es adaptativo y avisa a la persona para que evite un daño mayor.
  • Dolor crónico. Dura más tiempo del habitual; es más o menos continuo y, a menudo, conduce a un comportamiento que provoca refuerzo. Este refuerzo, a su vez, produce más conducta de dolor.

Una de las diferencias fundamentales entre ambos tipos de dolor, es que en el primero, el paciente experimenta una serie de síntomas físicos agudos, sin componentes emocionales importantes, que se reducen con un tratamiento médico convencional. Del mismo modo, el dolor agudo es limitado en el tiempo. Es decir tiene un comienzo determinado y un término concreto. Sin embargo, el dolor crónico es una experiencia de sufrimiento que afecta a la vida emocional, cognitiva y social de la persona. Se ha convertido en algo esencial de su identidad es lo que le representa, lo que además provoca que aparezcan síntomas de depresión, ansiedad y malestar afectivo.

Leer más

mejorar nuestra autoestima

Mejorar nuestra autoestima

Tras reflexionar y acercarnos al concepto de autoestima en nuestro artículo anterior “Autoestima, ¿cómo nos valoramos?”, vamos abordar ahora qué podemos hacer para mejorar nuestra autoestima.

mejorar nuestra autoestima

¿Cómo se siente una persona con baja autoestima?

Una persona con una valoración negativa de sí misma a nivel social, laboral, personal, físico… suele sentirse insegura en alguna de éstas áreas, recela de sus propias habilidades y competencias y teme equivocarse a la hora de tomar decisiones. Suele necesitar la aprobación de los demás para ganar confianza, ya que no se fía de su propio criterio.

Del mismo modo, suele aparece un gran sentimiento de inferioridad a la hora de compararse y relacionarse con los demás, lo que puede ocasionar dificultades en sus relaciones interpersonales. Se encuentra constantemente ensimismada en sus pensamientos de duda y temor sobre lo que los demás piensen de ella, el temor a ser rechazada o no encajar con el grupo, a ser abandonada o ridiculizada.

Una persona en esta situación necesita trabajar para mejorar su autoestima y redirigir su conducta hacia sus áreas valiosas.

Leer más

imagen corporal en el cáncer

Problemas de la imagen corporal y cáncer

¿Sabes qué problemas de imagen corporal aparecen en el cáncer? ¿Cómo afecta el tratamiento oncológico a nuestra forma de vernos?

¿Qué es la imagen corporal?

En diversas ocasiones existe una valoración negativa del propio paciente derivada de la relación entre imagen corporal y cáncer. Los cambios físicos producidos por los tratamientos y derivados de la enfermedad afectan a la imagen corporal del paciente afectando a su autoestima, estado de ánimo y su vida diaria.

De todas las definiciones, Raich expuso la más completa sobre la imagen corporal. Entendía la imagen corporal como un constructo multidimensional que se refiere a como uno percibe; imagina; piensa; siente; y actúa respecto a su propio cuerpo (aspectos perceptivos, emocionales, cognitivos y conductuales). Esta imagen corporal se forma a lo largo del proceso de desarrollo en función de la interacción con los demás. No es fija e inamovible, varía en función de las experiencias. Está interrelacionada con los sentimientos de autoconciencia (cómo percibimos y experimentamos nuestro propio cuerpo se relaciona significativamente con cómo nos percibimos a nosotros mismos). Influye en la forma de percibir el mundo y de comportarnos.

Cuando hablamos de cáncer, el pensamiento principal que acude a nuestra cabeza es a cerca de la muerte y la efectividad del tratamiento. Pocas veces, inicialmente, nos centramos en los aspectos psicológicos asociados a la enfermedad oncológica. Sin embargo, las consecuencias psicológicas pueden llegar a ser devastadoras. La ansiedad o la depresión son problemáticas muy comunes; sin embargo no les damos suficiente importancia a los cambios corporales que sufre el paciente a lo largo del proceso.

imagen corporal

En la mayoría de los casos, cuando habamos de imagen corporal y cáncer, no se trata de defectos imaginados o defectos leves, hablamos de deformidad objetiva; asimetría; pérdidas reales de funciones físicas; o de discapacidad.

Trastornos asociados a la imagen corporal

En el ámbito de la oncología podemos hablar de trastornos en la imagen corporal. Estos trastornos se caracterizan por la presencia de cambios físicos que provocan cambios en el funcionamiento cognitivo, emocional o conductual; presencia de angustia o malestar clínicamente significativo que interfiere en el funcionamiento general de la persona; y que provoca un deterioro importante de la calidad de vida.

Leer más

autoestima

Autoestima, ¿cómo nos valoramos?

“Nunca conseguiré el puesto de trabajo de deseo; todos son mejor que yo”;” No debería haber dicho eso, no sé hacer nada bien”;“No me siento capaz de expresar lo que pienso”; “Tengo miedo de no gustarle”; “Que van a pensar de mí sí me quedo callada cuando todos me miran”; “Llego a la oficina y mi compañero no me devuelve el saludo. Seguro que he hecho algo mal y ahora no quiere saber nada de mí” … ¿Cuándo aparecen este tipo de ideas? ¿Cómo te sientes cada vez que vienen a tu mente? ¿Suelen desaparecer o se quedan contigo un tiempo? Este tipo de pensamientos son habituales cuando nuestra autoestima se encuentra deteriorada.

autoestima

Pero… ¿A qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de autoestima?

Desde que somos niños nos relacionamos con nuestro entorno; con lo que nos rodea e interactuamos con otros, padres, madres, abuelos, hermanos, amigos, etc. A través de estas interacciones y de las experiencias que vayamos viviendo, vamos a ir aprendiendo tanto a relacionarnos con el mundo como a crearnos una idea de lo que nosotros somos. Es decir, vamos conformando nuestra identidad personal.

Así, en función de nuestras experiencias, de éxitos y  fracasos, de los mensajes que recibamos de los demás; iremos estableciendo un modo de relacionarnos con nosotros mismos y nuestra imagen de nosotros mismos. Construiremos nuestra autoestima, nos valoraremos como capaces o incapaces, resolutivos, buenos o malos, tranquilos, incompetentes, seguros, habilidosos o torpes…

Cuando nos ponemos hablar sobre la idea que tenemos de nosotros mismos, es fácil que nos encontremos con términos que pueden parecernos similares y los vemos a veces como sinónimos. Los utilizamos a diario para referirnos más o menos lo mismo, pero pueden confundirnos y alejarnos de una concepción ajustada y técnica. Vamos a pararnos a reflexionar sobre ellos para poder definir de una forma más clara el constructo que nos ocupa.

Leer más

depresión infantil

¿Cómo detectar una Depresión infantil?

Normalmente asociamos la palabra depresión a una persona adulta, sin embargo, cada vez existen más casos de menores que experimentan lo que se denomina depresión infantil.

¿Qué es la depresión infantil?

La depresión es mucho más que tener poca autoestima o el ánimo bajo. Aunque la mayoría de los niños experimentan tristeza de vez en cuando, en algunas ocasiones estos sentimientos no desaparecen y se acompañan de otros síntomas que provocan malestar o dificultades para desarrollar su vida diaria: influye en su capacidad de pensar, aprender, relacionarse y progresar académicamente. Estos niños pueden tener una enfermedad denominada depresión.

Depresión infantil

¿En qué se diferencia la depresión del niño y del adulto?

En el niño o adolescente es más probable encontrar como síntomas de depresión, sentimientos de tristeza, irritabilidad o falta de energía. También es mucho más frecuente que vaya a la consulta por molestias físicas (somatización/alteración del apetito) o dificultades en el rendimiento escolar. Los padres detectan la pérdida de interés en sus juegos y amigos; y hacen referencia en muchas ocasiones a la expresión facial y postural de sus hijos: los ven “con mala cara”, “ojerosos” o con “ojos tristes”.

Leer más

hipertensión arterial

Hipertensión arterial e inestabilidad emocional

¿La inestabilidad emocional afecta a la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial (HTA) afecta aproximadamente a un billón de personas en todo el mundo. Es más, en la actualidad es un problema de salud pública de primer orden. Esto es debido a su alta tasa de incidencia; sus costes económicos; y por su relación con la morbilidad y mortalidad cardiovascular.

Hipertensión Arterial

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica caracterizada por un incremento continuo de las cifras de presión sanguínea. Aunque no hay un umbral estricto que permita definir el límite entre el riesgo y la seguridad, de acuerdo con consensos internacionales, la HTA se define por la presencia mantenida de cifras de presión arterial sistólica iguales o superiores a 140 mmHg y/o presión arterial diastólica de 90 mmHg o superior.

hipertensión arterial

La hipertensión arterial puede clasificarse en dos subtipos de patologías: hipertensión primaria o esencial e hipertensión secundaria. La primera hace referencia a una elevada presión sanguínea sin causa definida; su origen no puede ser determinado orgánicamente y constituye, por lo tanto, un trastorno de carácter funcional. Dicha hipertensión, está positivamente relacionada con factores tales como la edad; el peso corporal; la ingestión de sodio; el consumo de tabaco; o la falta de ejercicio. Por otro lado, la hipertensión secundaria se debe como consecuencia de un fallo o daño orgánico. Por tanto, estaría originada por otras enfermedades como la arteriosclerosis; ciertos trastornos renales; y algunos problemas del sistema endocrino. Muchas veces, la hipertensión secundaria es consecuencia de los propios daños generados por una hipertensión esencial no tratada.

La HTA es muy frecuente. En concreto, en España, es uno de los problemas de salud más comunes y su presencia en adultos, es de aproximadamente un 35%, alcanzando el 40% en edades medias y el 68% en personas mayores de 60 años. De manera que se puede estimar que la hipertensión arterial afecta, aproximadamente, a unos diez millones de adultos españoles.

Leer más

depresión y cáncer

Aspectos psicológicos en oncología: depresión y cáncer

¿Cómo afecta el cáncer al estado de ánimo? ¿Existe relación entre depresión y cáncer?

A pesar de la frecuente asociación de depresión y cáncer, los síntomas depresivos generalmente pasan desapercibidos en esta población y, consecuentemente, no reciben el tratamiento adecuado.

Varios factores contribuyen a que no se perciba la presencia de sintomatología depresiva en enfermos oncológicos. En primer lugar, se considera normal estar deprimido cuando se padece una enfermedad debilitante, crónica y grave que potencialmente amenaza la vida del individuo; es raro el enfermo que no experimenta tristeza; sentimientos de desesperanza o inutilidad; o alteraciones en el sueño; el apetito; o el peso durante su paso por la enfermedad. Otro motivo es que hay casos en los que el diagnóstico de la depresión esta oscurecido por síntomas neurovegetativos que pueden ser secundarios al cáncer o a sus tratamientos.

depresión y cáncer

En general, es probable que, al menos el 25% de los enfermos oncológicos hospitalizados cumplan los criterios para el diagnóstico de una depresión mayor o de un trastorno de adaptación con el ánimo deprimido.

Factores de riesgo entre depresión y cáncer

Se han identificado algunos factores de riesgo para la asociación entre depresión y cáncer. Entre ellos encontramos ser joven; mujer; estar sintomático; y estar recibiendo o bien tratamiento activo contra la enfermedad o bien tratamiento paliativo. Otros factores de riesgo identificados incluyen aislamiento social; pérdidas recientes paralelas al cáncer; tendencia al pesimismo; presiones socioeconómicas; enfermedad avanzada con un grado mayor de incapacidad asociada; deterioro físico significativo; historia de alcoholismo u otras sustancias tóxicas; presencia de enfermedades concurrentes; e historia previa de trastornos del estado de ánimo o de intentos de suicidio.

Leer más

ansiedad y cáncer

Aspectos psicológicos en oncología: ansiedad y cáncer

 ¿Existe asociación entre ansiedad y cáncer?¿Sabes cuál es la intervención psicológica en pacientes oncologicos?

En la actualidad son muchas las personas que reciben y conviven con un diagnóstico oncológico. Cuando hablamos de cáncer, de inmediato, se asocia el diagnóstico a cirugías, quimioterapia o radioterapia. Sin embargo, a pesar de las consecuencias físicas que presenta, son muchos los problemas psicológicos que se aparecen durante el tratamiento y una vez que se ha recibido el alta. De entre todos los problemas psicológicos asociados, la asociación entre ansiedad y cáncer es la más frecuente.

Aproximadamente, entre el 15-19% de la población española sufre un episodio de ansiedad cada año; y entre el 25-31% lo padece al menos una vez a lo largo de su vida.

La prevalencia de la ansiedad en los enfermos oncológicos es diferente. Aunque algunos estudios informan que la ansiedad aumenta conforme empeora la gravedad y el propósito del cáncer; en la clínica se observa que un estadio precoz de la enfermedad o incluso un pronóstico favorable pueden desencadenar una intensa reacción de ansiedad y desadaptación en pacientes vulnerables con independencia del tipo de cáncer que padezcan.

ansiedad y cáncer

¿Cómo define la ansiedad un paciente oncológico?

La relación entre miedo, tristeza, ansiedad y cáncer es muy habitual Hoy por hoy, términos como angustia; miedo; estrés; inquietud; preocupación; desasosiego y confusión; persecución; acorralamiento u hostigamiento; temor; y, hasta desesperación, son empleados por los pacientes y sus familias para designar la ansiedad asociada al cáncer.

Leer más

aspectos psicologicos de la diabetes

Aspectos psicológicos de la diabetes

¿Sabes que es la diabetes? ¿Qué aspectos psicológicos se le asocian? ¿Es necesaria una intervención psicológica?

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica caracterizada por una alteración del metabolismo de la glucosa. Esta alteración está originada a partir de una actividad deficiente de la insulina.

La diabetes es una de las primeras causas de muerte en nuestro país. Además, aproximadamente un millón y medio de personas están sin diagnosticar; y casi la mitad de los diagnosticados no sigue un control adecuado de la enfermedad.

Los efectos de no controlar la hiperglucemia (aumento de azúcar en sangre) son que con el tiempo daña gravemente muchos órganos, nervios y vasos sanguíneos. Así mismo, una diabetes mal tratada puede provocar otras enfermedades como cáncer; enfermedades cardiovasculares; afecciones oculares que pueden provocar ceguera; problemas de riñón; etc.

Principales tipos de diabetes

Existen dos tipos de diabetes:

  • Diabetes tipo 1 o insulino-dependiente. Se inicia, usualmente, en la infancia. Requiere la administración diaria de insulina ya que el organismo no la genera. Se desconoce su causa aún. Su sintomatología habitual se caracteriza por hambre constante; sed excesiva; excesiva orina; pérdida de peso; problemas visuales y cansancio.
  • Diabetes tipo 2 o no insulino-dependiente. De inicio en la vida adulta. Son la mayoría de los casos. No requiere necesariamente la administración de insulina. Las principales causas por las que aparece son el peso corporal excesivo y la inactividad física. En general, la sintomatología es la misma que n la diabetes tipo 1; sin embargo, la sintomatología suele ser menos intensa.

Leer más

Somos especialistas en:
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Ataques de ansiedad
  • Agorafobia
  • Terapia de pareja
  • Terapia sexual
  • Intervención en adolescentes
  • Trastornos adaptativos
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Fobia social
Contacta con nosotros:
910 14 13 76 / 647 935 514
  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid

comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

ACM psicólogos

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 910 14 13 76
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad

ACM psicólogos
Contacta con nosotros:
910 14 13 76 / 647 935 514

  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid
comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 91 250 36 92
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad