Llámanos al 91 250 36 92 / 647 935 514

trastornos de personalidad

Los trastornos de personalidad

¿Qué pasaría si la forma de pensar y comportarse de una persona le generara gran angustia a ella misma o a otros? ¿Y si la persona no pudiera modificar su forma de relacionarse con otros y se sintiera desdichada?

En estos casos, podemos considerar que la persona presenta un trastorno de personalidad. El Manual de Criterios Diagnósticos desarrollado por la APA (Asociación Americana de Psiquiatría) define los trastornos de personalidad como patrones de percepción, de relación y de pensamiento estables acerca del medio y de uno mismo; que se manifiestan en una amplia gama de importantes contextos sociales y personales; y que son inflexibles y desadaptativos.

Todos creemos saber qué es la personalidad: es la forma característica en que nos comportamos y pensamos. Sin embargo, por lo general, consideramos una forma de conducta como parte de la personalidad de una persona solo si se manifiesta en muchos momentos y sitios.

trastornos de personalidad

El estudio científico de la personalidad es una de las áreas de investigación psicológicas más importantes. Existen diversidad de definiciones, ya que ninguna de las planteadas satisface a todos los psicólogos. A pesar de esto, la mayoría de los especialistas coinciden en que la personalidad es relativamente estable a lo largo de la vida y hace referencia a todo el modo de ser de una persona, y no a aspectos concretos o parciales.

¿Qué es un trastorno de personalidad?

Teniendo en cuenta estas características de la personalidad. Hablaremos de trastornos de personalidad cuando nos referimos a que el modo de ser habitual de una persona es patológico o anormal porque no es el modo de ser más frecuente; porque no se ajusta a lo que cabria esperar de la persona teniendo en cuenta el contexto; etc. Es importante recalcar que cuando en psicopatología decimos que una persona tiene síntomas de ansiedad o  síntomas de depresión, hacemos referencia a que la persona presenta un cambio en su modo de ser o comportarse. Suponemos que hay una alteración porque esa persona normalmente no es así. Sin embargo, al hablar de trastornos de la personalidad, la característica principal es su omnipresencia; es decir, las anomalías se hacen patentes en un amplio conjunto de conductas, sentimientos, experiencias internas y en diversas circunstancias.

Además de esto, los trastornos de personalidad se caracterizan por:

  • No son consecuencia de una situación o acontecimiento vital; sino que abarca la mayor parte de la vida de la persona.
  • Son rígidos, inflexibles.
  • Complica y dificulta la adquisición de nuevas habilidades y comportamientos, sobre todo en el ámbito de relaciones sociales.
  • Hace frágil a la persona y vulnerable a situaciones que requieren adaptación y cambios.
  • No se ajusta a lo que cabría esperar de una persona en determinado contexto.
  • Produce malestar y sufrimiento al individuo o a quienes le rodena.
  • No existe conciencia de anomalía o enfermedad.

Clasificación de los trastornos de personalidad

El Manual de Criterios Diagnósticos desarrollado por la APA considera que los trastornos de personalidad están causados sobre todo por factores personales e intrapsíquicos; y no tanto por factores sociales o biológicos. De este modo, contempla 10 trastornos de personalidad que aparecen agrupados en tres hipotéticos conjuntos, que se establecen ya que presentan ciertas similitudes clínicas.

Grupo A. Los excéntricos y extraños

Se incluyen en este grupo a las personas con personalidades francas y extrañas, raras o inusuales. Estos tipos de personalidad pertenecen en menor o mayor medida al “espectro de la esquizofrenia”; diferenciándose de esta en la gravedad y persistencia de síntomas y en los déficits sociales y relacionales.

Paranoide

Se caracteriza por una desconfianza omnipresente e injustificada. Hasta los sucesos que no tienen nada que ver con ellos los interpretan como ataques personales. Esta desconfianza es tan extrema que, a menudo, se extiende a las personas que les son próximas y hace que las relaciones significativas resulten muy difíciles. Del mismo modo, son personas muy sensibles a la crítica y tienen una necesidad excesiva de autonomía.

Esquizoide

Estas personas al parecer, no desean ni disfrutan de la proximidad de los demás; incluidas las relaciones amorosas o sexuales. Son personas que parecen fríos y desapegados; y da la impresión que no les afectan las críticas, ni los elogios; sin embargo son sensibles a las opiniones de los demás, aunque son incapaces de expresar esta emoción.

Esquizotípico

A menudo, son considerados como personas extrañas por la forma en que se relacionan con los demás, por cómo piensan y por cómo se comportan. Tienen ideas de referencias, es decir, piensan que sucesos insignificantes se relacionan de manera directa con ellos. Suelen ser personas con creencias raras o se entregan al pensamiento mágico. Además, suelen ser desconfiados y tener pensamientos paranoicos; expresan poca emoción; y quizás se vistan y comportan de manera inusual.

Grupo B. Los dramáticos, emocionales e impulsivos

Se caracterizan estos trastornos por la inestabilidad emocional extrema y las dificultades para controlar los impulsos.

Antisocial

Se caracterizan por ser personas que presentan un historial de incumplimiento de las normas sociales y violación de los derechos de los demás. Suelen ser irresponsables, impulsivos y embusteros. Muchas veces, se les ha definido como depredadores sociales que encantan, manipulan y se abren camino sin piedad a lo largo de la vida. Es más, no muestran remordimientos o preocupación por las consecuencias de sus actos.

Limite

Es uno de los trastornos de personalidad más comunes. Estas personas tienen una vida turbulenta caracterizada por la inestabilidad. Son personas que temen el abandono; carecen del control de sus emociones; y, con frecuencia, presentan conductas suicidas y/o automutiladoras (como cortarse, quemarse o punzarse). Asimismo son personas muy intensas que pasan de la ira a la depresión en un breve lapso de tiempo. También se caracterizan por la impulsividad, que se puede percibir en la abuso de sustancias.

Histriónico

Estas personas tienden a expresar sus emociones de manera exagerada. Suelen ser vanidosas y egocéntricas y se sienten incómodas cuando no son el centro de atención. A menudo, son personas seductoras; esto se manifiesta tanto en su comportamiento como en su apariencia, de la que se preocupan enormemente. Suelen ser personas impulsivas y necesitan, de forma continua, que las tranquilicen y aprueben por lo que hacen o dicen.

Narcisista

Las personas con trastorno de personalidad narcisista tienen un sentido exagerado de su importancia personal. Están tan preocupados por ellos mismos que carecen de sensibilidad, empatía y compasión por otras personas. Son personas que necesitan y esperan mucha atención especial; y suelen usar y explotar a los demás para sus propios intereses. Cuando se enfrenta a otras personas de éxito suelen ser arrogantes y envidiosos; y como a menudo no logran vivir según sus propias expectativas, suelen deprimirse con frecuencia.

Grupo C. Los ansiosos y temerosos

Incluye tres trastornos de personalidad que tienen en común el presentar un nivel de ansiedad y/o miedo exagerados, motivado en gran parte por el temor a perder el control.

Evitativo

Son personas sumamente sensibles a las opiniones de los demás y, por tanto, evita la mayor parte de las relaciones. Su autoestima baja de manera exagerada. Esto, unido al temor al rechazo, hace que sean personas que limiten sus amistades y que sean muy dependientes de aquellos con los que se siente a gusto.

Dependiente

Son personas que aceptan el parecer de otras personas aun cuando su opinión sea diferente. Su deseo de obtener y mantener relaciones de apoyo y cuidado puede hacer que realice acciones de dependencia hacia los demás. La diferencia con el trastorno evitativo es que mientras que éstos responden a los sentimientos de ineptitud y critica por medio de de la evitación de relaciones; las personas con trastorno de personalidad dependiente reaccionan aferrándose a las relaciones.

Obsesivo-compulsivo

Estas personas se caracterizan por una fijación en realizar las cosas de la “manera correcta”. Del mismo modo, debido a su rigidez general, estas personas suelen tener relaciones interpersonales deficientes. Este trastorno de personalidad parecer relacionarse de manera distante con el trastorno obsesivo compulsivo, ya que las personas con este tipo de personalidad no suelen tener los pensamientos obsesivos y as conductas compulsivas que se ven en el TOC.

 

Escrito por: Blanca Fernández

Psicóloga sanitaria en ACM Psicólogos

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Somos especialistas en:
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Ataques de ansiedad
  • Agorafobia
  • Terapia de pareja
  • Terapia sexual
  • Intervención en adolescentes
  • Trastornos adaptativos
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Fobia social
Contacta con nosotros:
91 250 36 92 / 647 935 514
  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid

comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

ACM psicólogos

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 91 250 36 92
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad

ACM psicólogos
Contacta con nosotros:
91 250 36 92 / 647 935 514

  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid
comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 91 250 36 92
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad