Llámanos al 910 14 13 76 / 647 935 514

Publicaciones etiquetadas ‘Miedo’

trastorno de personalidad por evitación

Trastorno de personalidad por evitación

Como sugiere el nombre, las personas con trastorno de personalidad por evitación son sumamente sensibles a las opiniones de los demás. Es por esto que evitan la mayor parte de la relaciones. Su autoestima baja en extremo, unida al temor al rechazo, hacen que limite sus amistades y sea muy dependiente de aquellos con los que se siente a gusto.

Este trastorno caracteriza a aquellas personas que evitan de un modo activo involucrarse en relaciones sociales. El comportamiento activamente evitador ha sido descrito en otras patologías como la esquizofrenia, la fobia o la personalidad asténica.

Es importante diferenciar muy bien el trastorno de personalidad por evitación de la fobia social generalizada; un problema que se codifica dentro de los trastornos de ansiedad.

Leer más

La agorafobia

¿Te genera mucho malestar montar en transporte público o ir a un centro comercial solo? ¿Crees que puede pasarte algo terrible y perder el control? ¿Te sientes mejor si vas acompañado o si llevas un objeto que te dé seguridad? Si respondes afirmativamente a estas preguntas, es posible que estés conviviendo con uno de los trastornos de ansiedad menos conocidos y más comunes: la agorafobia.

¿Qué es la agorafobia?

La palabra agorafobia está formada por la palabra griega ágora (plaza pública) y phobos (miedo), por lo que es normal pensar que la agorafobia es el miedo a los espacios abiertos. Sin embargo, su significado va más allá y abarca también situaciones en espacios cerrados.

La agorafobia se encuadra dentro de los trastornos de ansiedad. Se trata de un miedo desproporcionado a las sensaciones físicas y más desagradables de la ansiedad (mareo, opresión en el pecho, dificultades al respirar, náuseas…) y/o a sus posibles consecuencias. Es decir, la persona no teme en sí mismo a la situación donde se encuentra, teme las sensaciones que siente su cuerpo ante esa situación. Por ejemplo, no se teme al autobús como tal, se teme al dolor en el estómago, las náuseas y la sensación de mareo que se experimentan. En otras palabras, el autobús es el contexto donde se vive el miedo a las reacciones somáticas de la ansiedad.

Leer más

mejorar nuestra autoestima

Mejorar nuestra autoestima

Tras reflexionar y acercarnos al concepto de autoestima en nuestro artículo anterior “Autoestima, ¿cómo nos valoramos?”, vamos abordar ahora qué podemos hacer para mejorar nuestra autoestima.

mejorar nuestra autoestima

¿Cómo se siente una persona con baja autoestima?

Una persona con una valoración negativa de sí misma a nivel social, laboral, personal, físico… suele sentirse insegura en alguna de éstas áreas, recela de sus propias habilidades y competencias y teme equivocarse a la hora de tomar decisiones. Suele necesitar la aprobación de los demás para ganar confianza, ya que no se fía de su propio criterio.

Del mismo modo, suele aparece un gran sentimiento de inferioridad a la hora de compararse y relacionarse con los demás, lo que puede ocasionar dificultades en sus relaciones interpersonales. Se encuentra constantemente ensimismada en sus pensamientos de duda y temor sobre lo que los demás piensen de ella, el temor a ser rechazada o no encajar con el grupo, a ser abandonada o ridiculizada.

Una persona en esta situación necesita trabajar para mejorar su autoestima y redirigir su conducta hacia sus áreas valiosas.

Leer más

autoestima

Autoestima, ¿cómo nos valoramos?

“Nunca conseguiré el puesto de trabajo de deseo; todos son mejor que yo”;” No debería haber dicho eso, no sé hacer nada bien”;“No me siento capaz de expresar lo que pienso”; “Tengo miedo de no gustarle”; “Que van a pensar de mí sí me quedo callada cuando todos me miran”; “Llego a la oficina y mi compañero no me devuelve el saludo. Seguro que he hecho algo mal y ahora no quiere saber nada de mí” … ¿Cuándo aparecen este tipo de ideas? ¿Cómo te sientes cada vez que vienen a tu mente? ¿Suelen desaparecer o se quedan contigo un tiempo? Este tipo de pensamientos son habituales cuando nuestra autoestima se encuentra deteriorada.

autoestima

Pero… ¿A qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de autoestima?

Desde que somos niños nos relacionamos con nuestro entorno; con lo que nos rodea e interactuamos con otros, padres, madres, abuelos, hermanos, amigos, etc. A través de estas interacciones y de las experiencias que vayamos viviendo, vamos a ir aprendiendo tanto a relacionarnos con el mundo como a crearnos una idea de lo que nosotros somos. Es decir, vamos conformando nuestra identidad personal.

Así, en función de nuestras experiencias, de éxitos y  fracasos, de los mensajes que recibamos de los demás; iremos estableciendo un modo de relacionarnos con nosotros mismos y nuestra imagen de nosotros mismos. Construiremos nuestra autoestima, nos valoraremos como capaces o incapaces, resolutivos, buenos o malos, tranquilos, incompetentes, seguros, habilidosos o torpes…

Cuando nos ponemos hablar sobre la idea que tenemos de nosotros mismos, es fácil que nos encontremos con términos que pueden parecernos similares y los vemos a veces como sinónimos. Los utilizamos a diario para referirnos más o menos lo mismo, pero pueden confundirnos y alejarnos de una concepción ajustada y técnica. Vamos a pararnos a reflexionar sobre ellos para poder definir de una forma más clara el constructo que nos ocupa.

Leer más

Trastorno de estrés postraumático

Trastorno de estrés postraumático

¿Has oído hablar alguna vez del trastorno de estrés postraumático? ¿En qué consiste? ¿Quién puede llegar a desarrollarlo?

En los últimos años, hemos oído mucho de los trastornos emocionales graves y duraderos que pueden darse después de una variedad de sucesos traumáticos. Si bien tal vez el acontecimiento traumático más impresionante sea la guerra; también tienen lugar trastornos emocionales tras una agresión física; accidentes de tráfico; catástrofes naturales; o la muerte repentina de un ser querido. El trastorno emocional que sigue a un trauma se conoce como trastorno de estrés postraumático.

¿Qué es el trastorno de estrés postraumático?

El trastorno de estrés postraumático es un problema de ansiedad que se desarrolla como consecuencia a una experiencia traumática y persiste durante más de un mes.

estrés postraumático

Este problema surge como consecuencia a un suceso traumático, y se requiere una reacción emocional intensa al suceso. Posteriormente, las personas tienden a experimentar re-exposiciones continuas al suceso, del tipo de recuerdos intrusivos; sueños perturbadores; flashbacks; e incluso alucinaciones. En muchos casos, estos síntomas empeoran con el paso del tiempo. Debido a esta sintomatología, las personas evitan todo aquello que está relacionado con el trauma y muestran indicios de reactividad general embotada y de elevada activación autonómica (insomnio; hipervigilancia; sobresaltos; e irritabilidad).

Leer más

trastorno obsesivo compulsivo

Trastorno obsesivo compulsivo

¿Cuántas veces te han dicho que eres un maniático? ¿Te preocupas en exceso?

Las dudas, preocupaciones y creencias supersticiosas son comunes a todos en mayor o menor medida en nuestra vida diaria. Cuando se hacen excesivas e interfieren en el funcionamiento cotidiano produciendo un malestar significativo y dificultades en las áreas social, familiar y laboral, es cuando se realiza el diagnóstico de trastorno obsesivo compulsivo.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones; aunque en algunos casos pueden aparecer o bien sólo obsesiones, o bien sólo compulsiones.

Obsesiones y compulsiones

Las obsesiones se definen como ideas; pensamiento; impulsos o imágenes de carácter persistente que  se consideran intrusas o inapropiadas y que provocan una ansiedad o malestar significativos. Esta cualidad intrusa e inapropiada que caracteriza las obsesiones se caracteriza porque la persona tiene la sensación de que el contenido de la obsesiones es ajeno; fuera de su control; y no encaja en el tipo de pensamientos que él esperaría tener. Sin embargo, el individuo es capaz de reconocer que estas obsesiones son producto de su mente y no vienen impuestas desde fuera (DSM IV TR, 2002).

Se sabe además, que el contenido de las obsesiones se encuadra fundamentalmente en los temas de suciedad; contaminación; y contenidos agresivos, sexuales o blasfematorios. La persona que sufre este problema centra en un contenido u otro de acuerdo a la importancia que el tema tiene en su vida, es decir, a su escala de valores. La aparición de la obsesión se da en forma de pensamiento intrusivo. Y, junto a este, la persona presenta una serie de creencias a cerca de que dicho pensamiento sea peligroso y que debe ser controlado.

Por su parte, las compulsiones son comportamiento o actos mentales de carácter recurrente, cuyo propósito es prevenir o aliviar la ansiedad o el malestar, pero no proporcionar placer o gratificación. En la mayoría de los casos las personas se sienten impulsadas a realizar la compulsión para reducir el malestar que lleva consigo una obsesión determinada o bien para prevenir algún acontecimiento o situación negativos. (DSM IV TR, 2002).

Las conductas de neutralización y control más usuales son: conductas de seguridad; rituales compulsivos; evitación y respuestas de supresión. Las tres primeras suelen tranquilizar a la persona durante un cierto periodo de tiempo. La última, en cambio, produce un efecto paradójico de aumento de la obsesión.

Leer más

fobia social

Ansiedad o fobia social

¿Eres excesivamente tímido? ¿Te sientes mal o evaluado al hablar en público? ¿Te resultan difíciles las relaciones sociales?

Todas las personas, en algún momento de su vida, se han comportado con timidez. Sin embargo, un número reducido de personas sufren gravemente por encontrarse entre otras personas. Cuando esto pasa, no hablamos de timidez, sino de fobia social, uno de los principales problemas de ansiedad.

La fobia social es algo más que una timidez exagerada. Es un miedo irracional y desproporcionado a un cierto número de situaciones de interacción social. La persona está convencida de que actuará de manera inadecuada, ridícula, embarazosa o humillante. Esta convicción va acompañada de un número variable de sensaciones físicas como taquicardia, calor, rubor, sudoración, temblores o sensaciones en el estómago. Es por esto, que tiende a protegerse evitando afrontar situaciones en las que se siente mal. Si inevitablemente está en una de estas situaciones, realizará maniobras defensivas destinadas a que los demás no se den cuenta de lo que le está sucediendo.

El tipo más común de fobia social, con la que se relaciona la mayoría de las personas, es hablar en público. No obstante, otras situaciones comunes son comer en un restaurante; firmar un documento delante de un empleado en una tienda o un banco; u orinar en un baño público.

fobia social

Lo que tienen en común estos ejemplos es que se exige que el individuo haga algo mientras los demás le están observando y, en cierta medida, evaluando su conducta. Esta es verdaderamente una fobia social ya que las personas no tienen dificultades para comer, escribir u orinar en privado. Solo se deteriora el comportamiento cuando les están mirando.

Leer más1 Comentario

trastorno de pánico

Trastorno de pánico

¿Has oído hablar del trastorno de pánico? ¿Sabes como se manifiesta?

El trastorno de pánico es un problema de ansiedad que se caracteriza por la presencia de ataque es de pánico. Un ataque de pánico es una súbita aparición de una gran cantidad de ansiedad. Se teme que ocurran desgracias muy dramáticas y personales como morir; tener un ataque al corazón; volverse loco: ahogarse; desmayarse o perder el control, etc. Simultáneamente a estos pensamientos, aparecen sensaciones fisiológicas tan desagradables como taquicardia; dolor; pinchazos o tensión en el pecho; sensación de ahogo y cambios en el ritmo respiratorio; mareo; visión borrosa y sensación de irrealidad; calor; sudor; tensión muscular; temblores; calambres o flojedad; perdida de sensibilidad; nudo en el estómago y nauseas. En estas condiciones, la persona quiere librarse del malestar y su reacción será buscar ayuda y seguridad.

Tener un ataque de pánico es una experiencia normal para la mayor parte de la población. Aproximadamente el 20% de la población ha sufrido al menos un ataque de pánico a lo largo de su vida. Por esto, podemos decir que tener un ataque de pánico de forma aislada no es un trastorno psicológico. Sin embargo, si a partir de este primer ataque, la experiencia se repite y hay un miedo persistente a tenerlos, podemos hablar de trastorno de pánico.

Leer más

fobia especifica

Fobia específica. Síntomas y tratamiento

¿Sabes qué es una fobia? ¿Hay algo que te de miedo?

La característica principal de las fobias específicas es el miedo intenso y persistente ante determinados objetos o situaciones. La presencia de aquello que nos da miedo provoca respuestas inmediatas de ansiedad.

Aunque la persona es consciente de que su miedo es excesivo o irracional, intenta evitar lo que teme siempre que le sea posible. Sin embargo, es posible que la persona no deba enfrentarse en su día a día a este estímulo o situación. Es el caso de personas que tienen miedo a las serpientes, por ejemplo, y viven en un entorno urbano.

fobia 2

Las fobias específicas son más comunes de lo que creemos, siendo más frecuentes en mujeres que en hombres. Y no es habitual que aparezcan de manera aislada. Es común, que un paciente que acuda a consulta presente más de una fobia, algún otro trastorno de ansiedad o incluso presente uso de sustancias.

Leer más

miedo a conducir

Miedo a conducir ¿qué me pasa?

¿Sabes qué es la amaxofobia? ¿Te da miedo conducir?

El término amaxofobia tiene origen griego y está compuesto por dos términos: “amaxo” que significa carro y “fobia” que significa miedo o temor. Por tanto, el termino amaxofobia hace referencia a la respuesta de incapacidad o miedo a conducir que experimentan algunas personas.

Este miedo a conducir es un problema mucho más habitual de lo que parece; más del 30% de los conductores españoles lo padecen, en su mayoría mujeres. Es el resultado de un proceso por el que percibimos el tráfico como una amenaza; vemos a los demás conductores como peligrosos; y por el que nos sentimos incapaces de afrontar el miedo a conducir.

La amaxofobia no está relacionada con ninguna enfermedad mental seria, ni con ninguna enfermedad física conocida. Su origen se puede explicar porque se reacciona de manera desmesurada ante situaciones normales en la conducción, viviéndolas como si fueran peligrosas. Estas sensaciones de miedo empiezan a preocupar, lo que lleva a evitar las situaciones que están relacionadas con ese miedo

Leer más

Somos especialistas en:
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Ataques de ansiedad
  • Agorafobia
  • Terapia de pareja
  • Terapia sexual
  • Intervención en adolescentes
  • Trastornos adaptativos
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Fobia social
Contacta con nosotros:
910 14 13 76 / 647 935 514
  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid

comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

ACM psicólogos

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 910 14 13 76
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad

ACM psicólogos
Contacta con nosotros:
910 14 13 76 / 647 935 514

  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid
comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 91 250 36 92
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad