Llámanos al 647 935 514

Proceso terapéutico

En ACM psicologos Madrid creemos que es esencial que toda persona conozca cuales son las fases del proceso terapéutico. En nuestras intervenciones consideramos que es fundamental que el paciente esté informado en todo momento de cuál es el procedimiento que se va a seguir, que pasos se están dando y con qué objetivo.


Toma de contacto y evaluación:

 

En esta fase el paciente se presenta por primera vez en la sesión de consulta psicológica y tiene una primera toma de contacto con su terapeuta.

Se empieza a crear un vínculo terapeuta–paciente, en el cuál es fundamental que el paciente no se sienta juzgado, ni evaluado. Es imprescindible que se establezca un clima positivo y de acogimiento del paciente. El objetivo es que este se pueda expresar y sincerar, sintiéndose comprendido y protegido.

En esta primera sesión, el psicólogo guía al paciente a través de un proceso de análisis clínico, formulando preguntas. La finalidad es detectar sus áreas problemáticas o causantes de malestar, e indagar sobre su origen y situación actual.

La duración de esta fase es variable, pudiendo oscilar entre 2 o 4 sesiones. No obstante esto dependerá de:

  • Las necesidades del paciente
  • El tipo de problema que presente
  • La historia o evolución de este, y otras variables implicadas.

El proceso de evaluación es continuo, es decir, se inicia en la primera toma de contacto y tiene un mayor protagonismo en las sesiones iniciales (2-4 sesiones), dejando paso posteriormente a la intervención clínica. No obstante es importante que en cada sesión y cada avance se siga evaluando como está llevando el paciente el proceso. Con esta información, el profesional adaptará de un modo flexible la intervención a la evolución y progresos concretos que está observando.


Devolución de la información y explicación del problema:

 

En esta fase del proceso terapéutico que suele durar una sesión, una vez hecho el análisis y estudio clínico del paciente, el psicólogo clínico le expone los aspectos más relevantes a trabajar de acuerdo con su criterio profesional, explicándole según su valoración, cuál es el orden adecuado para empezar a abordarlos.

Mediante una explicación clínica y pedagógica se detallan los factores que están afectando al problema que sufre el paciente. Y a su vez, la vía para comenzar a trabajar en su solución.
El terapeuta y el paciente establecen juntos unos objetivos de trabajo e intervención, y concretan unas primeras pautas básicas que ayuden al paciente a empezar a mejorar su situación.


Intervención psicológica:

 

Se interviene de una forma progresiva y gradual en las distintas situaciones problemáticas que han convenido el paciente y el terapeuta, abordando en primer lugar las más prioritarias.

Es fundamental que el psicólogo clínico tenga un enfoque pedagógico y positivo a la hora de enseñar al paciente a utilizar cada una de las herramientas y estrategias. Por ello, le ayudará e a poner en práctica las técnicas por primera vez en las sesiones.

También es necesaria una actitud de colaboración e implicación por parte del paciente ya que posteriormente empezará a aplicar dicha técnica y ejercicios en su medio natural, tomando nota de sus éxitos y dificultades para poder revisarlo con el profesional.

Durante esta fase, se recomienda una periodicidad semanal de las sesiones. El fin es poder avanzar de un modo constante en la formación de las distintas técnicas en consulta. Y a su vez, en la incorporación y consolidación de estas en el modo de vida del paciente. Todo ello, permitirá un progreso exitoso del paciente.

¿Cuando se empezarán a espaciar las sesiones? A medida que se va avanzando, dependiendo de la evolución del paciente y de cada caso particular. Se pasará a una frecuencia quincenal y posteriormente mensual, entrando de este modo en la fase de seguimiento.


Seguimiento:

 

Cuando se han alcanzado los principales logros y objetivos establecidos, y se empiezan a consolidar los progresos y la evolución del paciente se entra en la última etapa del proceso terapéutico.

En esta, se siguen espaciando las sesiones en el tiempo promoviendo una progresiva autonomía del paciente. Se empieza por una sesión mensual, luego cada 3 meses, cada 6 meses y finalmente 1 sesión anual.

Se siguen supervisando y revisando los avances de este. Asimismo, se le apoya en el afrontamiento de las nuevas dificultades que le vayan surgiendo. Y además, se trabaja en la prevención de posibles recaídas.

Somos especialistas en:
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Ataques de ansiedad
  • Agorafobia
  • Terapia de pareja
  • Terapia sexual
  • Intervención en adolescentes
  • Trastornos adaptativos
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Fobia social
Contacta con nosotros en el 647 935 514
  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid

ACM psicólogos

Calle fundadores 7, 5-4 Madrid.
Metro Manuel Becerra L2 y L6
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 647 935 514

Aviso legal y privacidad

ACM psicólogos
Contacta con nosotros en el 647 935 514

  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid

Calle fundadores 7, 5-4 Madrid.
Metro Manuel Becerra L2 y L6
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 647 935 514

Aviso legal y privacidad