Llámanos al 910 14 13 76 / 647 935 514

miedo a conducir

Miedo a conducir ¿qué me pasa?

¿Sabes qué es la amaxofobia? ¿Te da miedo conducir?

El término amaxofobia tiene origen griego y está compuesto por dos términos: “amaxo” que significa carro y “fobia” que significa miedo o temor. Por tanto, el termino amaxofobia hace referencia a la respuesta de incapacidad o miedo a conducir que experimentan algunas personas.

Este miedo a conducir es un problema mucho más habitual de lo que parece; más del 30% de los conductores españoles lo padecen, en su mayoría mujeres. Es el resultado de un proceso por el que percibimos el tráfico como una amenaza; vemos a los demás conductores como peligrosos; y por el que nos sentimos incapaces de afrontar el miedo a conducir.

La amaxofobia no está relacionada con ninguna enfermedad mental seria, ni con ninguna enfermedad física conocida. Su origen se puede explicar porque se reacciona de manera desmesurada ante situaciones normales en la conducción, viviéndolas como si fueran peligrosas. Estas sensaciones de miedo empiezan a preocupar, lo que lleva a evitar las situaciones que están relacionadas con ese miedo

Causas de la amaxofobia

Existen muchas causas que pueden generar el miedo a conducir. Se trata de una fobia específica de tipo situacional. Es decir, se produce antes y, sobre todo, durante la conducción. Sin embargo, no suele ser fácil precisar qué origina esta “hipersensibilidad” y lleva a las reacciones de pánico. Unas veces sucede después de una enfermedad, cuando el organismo está más débil; otras tras un trauma o shock emocional (como podría ser un accidente de tráfico); y, en otras, surgen como consecuencia a épocas de estrés o ansiedad prolongadas.

Además, conducir supone una situación estresante que nos puede generar cierta tensión ya que supone manejar un alto número de estímulos al mismo tiempo. El manejo de una máquina compleja como es un coche en el que hay que coordinar pies y manos para los diferentes mandos; tener mucha atención en los espejos y señales acústicas para saber qué hacen los vehículos que circulan con nosotros; estar pendientes de las diferentes señales que existen en la vía; controlar la velocidad que llevamos; aumentar la atención ante situaciones climatológicas desfavorables, etc. A todo esto, hay que sumarle la responsabilidad que nos puede suponer llevar a otros pasajeros o pensar que nuestra vida se pone en peligro.

En general, el miedo a conducir se produce en aquellas vías en las que el conductor no puede huir en caso de sentir angustia. Es el caso de las autovías, grandes avenidas, carreteras sin arcén, vías desconocidas, viaductos y puentes, túneles o las pendientes pronunciadas.

Síntomas del miedo a conducir

Al ser una fobia, los síntomas son similares a éstas. Las personas con amaxofobia pueden manifestar:

  • Síntomas físicos como sudoración, taquicardia, temblores, mareos, rigidez muscular…
  • Pensamientos distorsionados y catastrofistas anticipatorios que hacen que nos sintamos incapaces de conducir.
  • Miedos irracionales sobre el vehículo y la conducción.
  • Pesadillas anteriores y posteriores al viaje.
  • Sentimientos de inutilidad, inseguridad, preocupación, temor y/o aprehensión.
  • Disminución autoestima y autoconfianza.
  • Sentimientos de incomprensión por parte del entorno.
  • Aumento del estrés y la angustia.
  • Evitar conducir.
  • Dificultad para la concentración y la toma de decisiones.

Hay que tener en cuenta que una persona con miedo a conducir puede llegar a estar más pendiente de las circunstancias que tienen que ver con el mismo (pensamientos, emociones, sensaciones corporales, etc.) que con la conducción. Esto hace que sea más lenta su respuesta de reacción ante una situación de riesgo poniendo en peligro a conductores y viandantes.

Tratamiento del miedo a conducir

Existe tratamiento para la amaxofobia. Para superar el miedo a conducir, hay que conducir. De hecho, en la actualidad el tratamiento más eficaz es la terapia de exposición. En ella, el paciente se enfrenta de manera progresiva y controlada a las situaciones que le provocan temor, acompañado por tratamiento psicológico para el control y manejo de ideas y creencias irracionales, así como el manejo emocional.

Desde ACM Psicólogos te dotamos de las herramientas necesarias que ayudan a un mejor manejo de esas sensaciones de miedo que te embargan cada vez que debes conducir. Esto implica, modificar las ideas y pensamientos erróneos que tienes sobre ti mismo, sobre el tráfico y la conducción en general; y aprender a manejar y controlar la respuesta de miedo, huida o evitación que te provoca la conducción.

Un tratamiento psicológico adecuado y personalizado a tus circunstancias, te ayudará a disminuir las sensaciones de incapacidad y miedo a conducir; aumentará tu autoestima; y te aportará las estrategias necesarias para mejorar tu calidad de vida.

 

 

Escrito por: Blanca Fernández

Psicóloga de ACM psicólogos

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Somos especialistas en:
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Ataques de ansiedad
  • Agorafobia
  • Terapia de pareja
  • Terapia sexual
  • Intervención en adolescentes
  • Trastornos adaptativos
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Fobia social
Contacta con nosotros:
910 14 13 76 / 647 935 514
  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid

comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

ACM psicólogos

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 910 14 13 76
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad

ACM psicólogos
Contacta con nosotros:
910 14 13 76 / 647 935 514

  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid
comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 91 250 36 92
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad