Llámanos al 910 14 13 76 / 647 935 514

trastorno obsesivo compulsivo

Trastorno obsesivo compulsivo

¿Cuántas veces te han dicho que eres un maniático? ¿Te preocupas en exceso?

Las dudas, preocupaciones y creencias supersticiosas son comunes a todos en mayor o menor medida en nuestra vida diaria. Cuando se hacen excesivas e interfieren en el funcionamiento cotidiano produciendo un malestar significativo y dificultades en las áreas social, familiar y laboral, es cuando se realiza el diagnóstico de trastorno obsesivo compulsivo.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones; aunque en algunos casos pueden aparecer o bien sólo obsesiones, o bien sólo compulsiones.

Obsesiones y compulsiones

Las obsesiones se definen como ideas; pensamiento; impulsos o imágenes de carácter persistente que  se consideran intrusas o inapropiadas y que provocan una ansiedad o malestar significativos. Esta cualidad intrusa e inapropiada que caracteriza las obsesiones se caracteriza porque la persona tiene la sensación de que el contenido de la obsesiones es ajeno; fuera de su control; y no encaja en el tipo de pensamientos que él esperaría tener. Sin embargo, el individuo es capaz de reconocer que estas obsesiones son producto de su mente y no vienen impuestas desde fuera (DSM IV TR, 2002).

Se sabe además, que el contenido de las obsesiones se encuadra fundamentalmente en los temas de suciedad; contaminación; y contenidos agresivos, sexuales o blasfematorios. La persona que sufre este problema centra en un contenido u otro de acuerdo a la importancia que el tema tiene en su vida, es decir, a su escala de valores. La aparición de la obsesión se da en forma de pensamiento intrusivo. Y, junto a este, la persona presenta una serie de creencias a cerca de que dicho pensamiento sea peligroso y que debe ser controlado.

Por su parte, las compulsiones son comportamiento o actos mentales de carácter recurrente, cuyo propósito es prevenir o aliviar la ansiedad o el malestar, pero no proporcionar placer o gratificación. En la mayoría de los casos las personas se sienten impulsadas a realizar la compulsión para reducir el malestar que lleva consigo una obsesión determinada o bien para prevenir algún acontecimiento o situación negativos. (DSM IV TR, 2002).

Las conductas de neutralización y control más usuales son: conductas de seguridad; rituales compulsivos; evitación y respuestas de supresión. Las tres primeras suelen tranquilizar a la persona durante un cierto periodo de tiempo. La última, en cambio, produce un efecto paradójico de aumento de la obsesión.

Otras características del trastorno obsesivo compulsivo

La mayoría de las personas tenemos obsesiones en algún momento de nuestra vida. La diferencia está en las creencias que subyacen a la propia obsesión y en las consecuencias a cerca de ésta. De acuerdo con las investigaciones realizadas, parece que las creencias que se dan en este tipo de pacientes son fundamentalmente cinco:

  • Responsabilidad excesiva con las catástrofes, peligros y sucesos que ocurren a su alrededor.
  • Perfeccionismo: su comportamiento debe ejecutarse de una manera concreta, siguiendo unos pasos determinados.
  • Sobrevaloración de la importancia de los pensamientos y sus implicaciones, tales como la distorsión del pensamiento llamada “fusión-pensamiento-acción”: la persona da tal valor al pensamiento obsesivo que no consigue asegurr la diferencia entre pensamiento y acción, por lo que se ve impulsado a comprobar si lo que ha pensado lo ha realizado o no.
  • Importancia exagerada de la probabilidad y la severidad de las consecuencias catastróficas.
  • La ansiedad es peligrosa.

Además, hay que tener en cuenta que:

  • Los síntomas causan malestar, pérdida de tiempo o interfieren significativamente en la vida de la persona.
  • La mayoría de los pacientes reconocen que sus obsesiones y compulsiones son excesivas e irracionales y que van más allá que las preocupaciones normales sobre problemas reales.
  • Los síntomas pueden reaparecer a lo largo del tiempo y su intensidad puede variar.
  • Se estima que la tercera parte de los casos se iniciaron durante la infancia.
  • El trastorno obsesivo compulsivo es más frecuente que otros problemas psicológicos. Afecta a más del 2% de la población general

Clasificaciones dentro del trastorno obsesivo compulsivo

Tradicionalmente se ha venido diferenciando a unos pacientes de otros en función del tipo de compulsión que presentan: comprobar, lavarse y limpiar; ordenar y repetir acciones; contar, amontonar y coleccionar.

Diferentes autores han intentado delimitar los posibles subtipos clínicos que se pueden identificar. A continuación describimos los más característicos:

 Limpieza

Es la forma más común del trastorno obsesivo compulsivo y se presenta más en mujeres y viene provocado por miedos a la suciedad e ideas de contaminación. La persona procura evitar todo aquello que crea que puede ensuciarle o contaminarle. De no ser posible evitar esto suele llevar a cabo largos rituales de limpieza y desinfección. Suele lavarse y ducharse varias veces; lavar durante horas platos o ropa con el fin de llevar a cabo una desinfección de todos los objetos contaminados..

Repetición

Aparecen generalmente por temor a que ocurra una catástrofe ya sea al propio paciente o a otras personas. Pueden ser muy variados, pero los rituales con números son el ejemplo más común. Repetir cierta cantidad de veces un determinado número cada vez que aparezca un pensamiento determinado.

Comprobación

Son más comunes en hombres. Las obsesiones asociadas a este tipo de TOC van asociadas a la duda que les genera el saber si han hecho, o no, algo bien. Los pacientes pueden pasar horas comprobando que las puertas; ventanas; llaves del gas o de la luz están bien cerradas al salir de casa por la mañana o al acostarse por la noche; o recorrer varias veces el camino realizado con su coche para asegurarse de que no han atropellado a nadie por el camino. Temen que la falta de comprobación de lugar a una catástrofe de la que serían ellos responsables.

Acumulación

En estos casos, la persona encuentra difícil ser capaz de tirar cualquier cosa llegando incluso a almacenar durante décadas basuras; papeles; comida enlatada; ropa; y objetos que nunca utilizan. Desprenderse de lo acumulad les provoca un alto nivel de ansiedad.

Orden

Esta relacionado con la compulsión a ordenar objetos de una manera determinada; y que puede derivar de una gran cantidad de tiempo impidiendo llevar a cabo tareas más productivas.

Lentitud compulsiva

Es más común en hombres y se caracteriza por la lentitud en acabar una tarea de la vida cotidiana. El paciente puede tardar horas en realizar estas actividades diarias. Dicha lentitud sería consecuencia de la repetición de la secuencia total de las acciones o de sus componentes.

¿Cómo se trata el trastorno obsesivo compulsivo?

El objetivo principal del tratamiento psicológico es tratar de modificar aquellos pensamientos obsesivos y conductas compulsivas que le impiden llevar una vida normal. En la mayoría de los casos, la actividad social, familiar y laboral de la persona que sufre trastorno obsesivo compulsivo está deteriorada.

El tratamiento cognitivo conductual es uno de los más estudiados y desarrollados para tratar el TOC. Esta terapia es el tratamiento psicológico de elección. El proceso terapeutico ayuda a que las personas cambien sus pensamientos, sentimientos y conductas desadaptadas y disfuncionales por otras más adecuadas y disfuncionales.

A pesar de que un 25% de los pacientes abandonan o rechazan este tipo de terapia; en los últimos años, se ha visto que el 50-80% de los pacientes reducen los síntomas después de 12 a 20 sesiones; y mantienen la mejoría a lo largo del tiempo. Así, los buenos resultados de la terapia se deben a la participación activa del paciente y el lleva a cabo para casa las pautas dadas por el psicólogo. La terapia cognitivo conductual es un tratamiento eficaz que proporciona a los pacientes técnicas para disminuir el malestar de sus obsesiones y para reducir o eliminar las conductas compulsivas

Escrito por: Blanca Fernández

Psicóloga sanitaria en ACM Psicólogos

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Somos especialistas en:
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Ataques de ansiedad
  • Agorafobia
  • Terapia de pareja
  • Terapia sexual
  • Intervención en adolescentes
  • Trastornos adaptativos
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Fobia social
Contacta con nosotros:
910 14 13 76 / 647 935 514
  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid

comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

ACM psicólogos

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 910 14 13 76
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad

ACM psicólogos
Contacta con nosotros:
910 14 13 76 / 647 935 514

  • Información sin compromiso
  • Psicólogo de urgencias en Madrid
comunidad madrid
Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Número de Registro: CS15260

Calle Ibiza 36 bajo derecha, Madrid 28009
Metro Ibiza L9 / Metro Saínz de Baranda L6-L9
Horario: 10:00 a 21:00h
Telf. 91 250 36 92
Mvl. 647 935 514

Aviso legal y privacidad